CONECTANDO TUBOS (II). ASPECTOS HISTÓRICOS SOBRE LAS TUBERÍAS Y SUS ACCESORIOS.

Segunda parte. Puede ver la primera parte acá.

Aún cuando se tienen registros de uso de tuberías de hierro fundido en Europa durante desde el siglo XVII, no fue hasta la segunda mitad del siglo XIX que comenzó la producción masiva de tuberías modernas con metales como el hierro y el acero, los cuales eran soldados con plomo mediante un quemador y, luego, vertido en las uniones. En 1824, James Russel patenta un sistema de sujeción por medio del calentamiento de metal que funde una tira entre 2 piezas de tubería, comenzando lo que luego sería conocido como soldadura a tope (butt-weld). La razón de esta producción en masa radicó en el descubrimiento y expansión de los oleoductos petroleros (después que se perforara accidentalmente el primer pozo en Kentucky, EEUU, 1829) quienes vieron en estos métodos la salida perfecta para el transporte de su producto bombeado desde el subsuelo. Con el descubrimiento de la electricidad, August de Meritens inventa en 1881 la soldadura de arco eléctrico, pero es Nikolai Benardos quien patenta el proceso, volviéndose popular hasta principios de 1900.

Para ese entonces, se habían establecido por parte de Joseph Whitford en Inglaterra (1841) y por William Sellers, en Estados Unidos (1864), diversos estándares para lograr la mejor fijación de piezas por medio de pernos y tuercas.

Siempre en el siglo XIX, se tiene el primer registro de las primeras instalaciones con tubería de concreto (NY, USA, 1842), las cuales usualmente eran conectadas por medio de cajas y otras obras civiles y usualmente empleadas para colectores de drenaje. Estas evolucionaron hacia tuberías reforzadas a finales del siglo y luego hacia tuberías preesforzadas en la década de 1930.

Fotografía del plano de detalle de tuberías del acueducto Croton, elaborado por Jervis, J. B. para Westchester Co., New York, 1837. [Foto tomada entre 1837 y 1842]. Biblioteca del Congreso de los EEUU.

En 1880, surge la Asociación Americana de ingenieros Mecánicos (ASME, por sus siglas en inglés), con la idea de estandarizar los procesos y materiales relacionados con la Ingeniería Mecánica. En la década de 1920, se establecen los primeros estándares para el uso de las bridas y accesorios por parte de por parte de la ASME, surgido como parte del Comité Seccional B16, el cual buscó estandarizar las válvulas y accesorios empleados en la industria.

En 1921, William D. Moore patenta un nuevo tipo de junta que facilita la instalación de tuberías metálicas, la cual se conoce como Junta mecánica, la cual consta de tornillos que cortan la superficie de la tubería, generando la fijación y funcionando en razón de su torque. La misma fue estandarizada en la Década de 1940 y fuera de su versatilidad, es apreciada por su longevidad. Aunque no ha cambiado mucho en su diseño original, lo que si ha evolucionado son los mecanismos de restricción asociados.

Sobre la base de la experiencia militar en la primera guerra mundial, el teniente Ernest Tribe, del Cuerpo de Ingenieros Reales de Inglaterra, desarrolló un mecanismo de junta para sujeción de tuberías y cilindros sometidos a gran presión, la cual patentó en 1919. Originalmente llamada “junta de la victoria” (Victory joint) y asociada rápidamente a la hidráulica, en 1925 se crea la empresa “Victaulic” en Estados Unidos. Desde entonces, esta tecnología fue empleada para sistemas de transporte hidráulico durante la segunda guerra mundial, evolucionando hacia empaquetaduras hechas con polímeros, la cual es desarrollada en la actualidad por otras empresas, una vez la patente pasó a ser de dominio público.

Patente de Victaulic archivada el 4 de Abril de 1919 por Ernest Tribe. Redapple1919 / CC BY-SA (https://creativecommons.org/licenses/by-sa/3.0)

Con la llegada de la tecnología del plástico en el siglo XX, Alemania fue la pionera en la instalación de las primeras tuberías de Policloruro de Vinilo (PVC), material que evolucionó de experimentos que databan del siglo anterior, a los cuales se les añadió aditivos para flexibilizar el material, siendo producidos los primeros tubos de PVC en 1932, pero comercializándose a partir de 1950. Como parte del desarrollo, surgieron los aditivos y cementantes que permiten la rápida sujeción e instalación de las piezas.

Nuevas tecnologías de fijación siguen surgiendo en el último siglo, desde la soldadura de arco con plasma, patentada en 1957, hasta la soldadura por fricción desarrollada por la Unión Soviética y la soldadura láser, empleada actualmente en la industria automotriz.

De igual forma, la entrada en el mercado de nuevos materiales, como el CPVC, PE, así como nuevos mecanismos de juntas rápidas a presión, basados en los avances del desarrollo de la industria plástica seguirán permitiendo innovar los requerimientos y logrando versatilidad en las instalaciones, cosa que en Aguas Integrales seguiremos incorporando en nuestras instalaciones, para lograr la solución integral a sus proyectos de ingeniería hidráulica. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *